domingo, 27 de mayo de 2007

Las bibliotecas escolares (I): una vista panorámica de la situación actual en España

El fomento y promoción de las bibliotecas escolares viene siendo un tema recurrente de las administraciones en los últimos años. Y hay que decir “en los últimos años”, porque hasta hace menos de una década eran unas completas olvidadas.

En mi caso, descubrí la existencia de las bibliotecas cuando ingresé en la universidad. En el instituto, solamente conocía que había una gran sala de estudio a la que de vez en cuando los alumnos iban a realizar ejercicios de clase, a estudiar o sencillamente porque se encontraban en una hora de tutoría. Además, todos los días los profesores y los chavales le echaban un vistazo a los periódicos y, “sabía” (lo digo así ya que nunca consulté ningún material) que había libros. La única vez que utilicé la biblioteca realmente fue en los días previos a la selectividad, como lugar de estudio.

Es probable que mi experiencia también esté condicionada por la razón de que en mi casa siempre hubo muchos libros y nunca tuve necesidad de ninguno. En todo caso, las lecturas complementarias únicamente eran de Lengua y Literatura, lo que debió influir decisivamente en que no consultase ningún libro de la biblioteca del instituto.

Actualmente, hay un número relevante de recursos dedicados a la dinamización de este tipo de bibliotecas y a la formación en biblioteconomía de aquellos profesores que voluntariamente se quieran responsabilizar a dichas entidades.

A continuación, para hacer una vista panorámica de la situación actual de las Bibliotecas escolares, voy a realizar un breve extracto (fragmento entrecomillado) de la ponencia que presentó Cristina Ameijeiras Sáiz, componente del Servicio de Coordinación de Bibliotecas Municipales de La Coruña, en las últimas jornadas de la AAB. Este documento me parece muy adecuado porque da una visión general, sucinta a la vez que atinada sobre la situación de las B.E. (a partir de ahora utilizaré estas siglas para designar a las bibliotecas escolares):

"Ya nadie duda (al menos, aparentemente) que las bibliotecas escolares son un recurso muy valioso para mejorar la calidad de la Educación, al menos para la superación de la E.S.O. y, específicamente, para que los alumnos “aprendan a aprender”, para seguir formándose durante toda su vida (el mercado laboral se lo va a exigir irremisiblemente).

Otro punto de acuerdo es que es un recurso de igualdad e integrador, de equilibrio de las desigualdades económicas, sociales y culturales.

Y es la institución más adecuada para inculcar la lectura en los niños, como herramienta indispensable para la educación, no sólo como elemento de ocio.


De modo que se puede afirmar que los pilares de las Biblioteca escolar son:


1º. La promoción de la lectura: tradicionalmente la B.E. se dedicaba a actividades de animación a la lectura. Sin embargo, es item esencial para el aprendizaje, no sólo de Lengua y Literatura, sino de todas las materias. Como dice José Antonio Millán “la llave mágica del conocimiento es la lectura”. Y lo importante son los contenidos y no los soportes en los que se transmitan. No hay que dejarse avasallar por tanto desarrollo tecnológico, sino aprovecharlo racionalmente.


2º. ALFIN (ALFabetización INformacional): fomentada internacionalmente a través de textos como el Manifiesto de la UNESCO para la Biblioteca escolar, las Pautas Pulman (2002), las Pautas IFLA para Bibliotecas escolares (2002), el estudio PISA, etc.

Lo más reciente realizado en España es la Declaración de Toledo (febrero de 2006), en la que se destacan los siguientes aspectos:


-La B.E. como protagonista de la ALFIN.

-Las TIC´s como recurso de aprendizaje y no como fin en sí mismas.

-Aprendizaje por proyectos, procurando la globalización de los contenidos.

-Determinar la figura de un responsable de la B.E. Se habla del “profesor bibliotecario”.


La B.E. incide positivamente en el rendimiento escolar cuando se dispone de:


-Colecciones de calidad que sirven de apoyo al currículo.

-Tecnologías actualizadas e integradas en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

-Cooperación con otros centros educativos y con otras bibliotecas, especialmente las bibliotecas públicas.

Para que la B.E. cumpla su función, es necesario que haya leyes y normativas de rango estatal y autonómico que lo permitan, como ya está comenzando a suceder (L.O.E., art.113) (en todo caso, me parece claramente insuficiente, luego argumentaré brevemente mi posición).

La situación de las BB.EE. en Galicia hace siete años es perfectamente extrapolable a la actualidad y al resto del territorio español:

-Nula formación del profesorado (para qué sirve, por qué es necesaria en la escuela).

-No sólo debe haber una formación inicial, sino que ha de ser permanente, con múltiples aspectos a abarcar (distribución de los espacios, desarrollo y mantenimiento de las colecciones, ALFIN, dinamización, etc.

-Sensibilización de los inspectores educativos en cuanto al valor de las BB.EE.

-Creación de equipos de trabajo, integrados por diferentes ciclos y departamentos.


En Galicia, se ha creado la figura del asesor de Bibliotecas escolares en los centros de recursos para los profesores, debido a la alta demanda de formación.

Sin embargo, los Planes de Mejora se están implementando muy lentamente, de manera que se pueden necesitar varias décadas para cumplir los objetivos. En definitiva, las Bibliotecas escolares siguen sin funcionar.

Por otro lado, tenemos las Leyes del Libro y los Planes de Lectura, que se caracterizan por su ambigüedad. En ellos se hace mucho hincapié en la protección del libro como industria, pero no impulsándola a que sea un sector más competitivo sino un sector mejor protegido. Asimismo, se satisfacen los intereses de los diversos agentes de la industria del libro; sin embargo, no se atienden las necesidades de la sociedad ni de la comunidad educativa concretamente".

Nota: utilizo el género masculino de forma genérica para facilitar la lectura, por lo que los sustantivos en forma masculina hacen referencia a personas de ambos sexos.

Bibliografía utilizada:

-AMEIJEIRAS SÁIZ, Cristina. "La biblioteca escolar, la energía de un motor de cambio" [en línea]. En: Actas de las XIV Jornadas Bibliotecarias de Andalucía (Antequuera, 15 al 17 de marzo de 2007). http://www.aab.es/pdfs/jba14/Ameijeiras.pdf [Consulta: 25 de mayo de 2007]

-IFLA. "Directrices de la IFLA/UNESCO para las bibliotecas escolares" [en línea]. http://www.ifla.org/VII/s11/pubs/sguide02-s.pdf [Consulta: 25 de mayo de 2007]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada