lunes, 11 de febrero de 2008

Easy-to-Read materials: una reflexión sobre las necesidades lectoras de la sociedad

Cuando el mes pasado estuve leyendo y analizando el artículo de Jorge Franganillo sobre la alfabetización digital en centros penitenciarios, encontré la mención a un texto que no conocía y me surgió la curiosidad de leerlo. Descubrí que era un escrito muy interesante. Se titula “Easy-to-Rea materials: an important part in reading promotion and in the fight against illiteracy”, de Bror Tronbacke. Aunque data de 1996, el tema que trata me sigue pareciendo de completa actualidad, y puede ser un buen punto de partida para intentar determinar hasta dónde se ha llegado en la lucha contra el analfabetismo, y qué quedar por hacer (porque todavía hay mucho camino que recorrer para terminar con la lacra del analfabetismo). Además se da la importancia que debe a ese “analfabetismo camuflado”, el analfabetismo funcional, que prácticamente inhabilita tanto como el analfabetismo (a secas). No he encontrado ninguna traducción al castellano de este documento, por lo que he querido traducirlo para que toda persona que desee leerlo en nuestro idioma. De antemano sé que la traducción que he realizado no es, en absoluto, perfecta. Así que sólo puedo pedir que seáis benévolos conmigo en este aspecto. Gracias por vuestra comprensión. Esta entrada de hoy (y algunas siguientes) las dedicaré a este texto, con el objeto de que la lectura no os resulte tediosa ni demasiado extensa. Espero que sea de vuestro interés. Un saludo cordial.


Lectura adaptada: una parte importante en la promoción de la lectura y en la lucha contra el analfabetismo

(Lectura en la sesión de apertura de la Reunión de la IFLA Beijing 1996)

(Bror Ingemar Tronbacke, Fundación "Fácil de leer", Suecia)

Resumen:

Aproximadamente el 20% de la población mundial es todavía analfabeta debido a los insuficientes recursos educacionales. Al mismo tiempo, hay mucha gente que, como resultado de discapacidades o por otras razones, encuentra dificultades al leer y son, por tanto, incapaces de leer los periódicos habituales y los libros.

"La promoción de la lectura y la lucha contra el analfabetismo" han sido objetivos principales para las Naciones Unidas y la UNESCO, su organización educacional y cultural. La IFLA también ha incidido fuertemente en la importancia de medidas para promover la lectura. La publicación de material de lectura sencilla (libros, periódicos y otras informaciones) deben estar en posición de jugar un importante papel en estos esfuerzos.

Este texto muestra qué se entiende por el concepto "fácil de leer", y ejemplos de qué se ha publicado ya al respecto. También se sugieren oportunidades de cooperación entre países.


Acceso a la información y a la literatura: un derecho democrático


Ser capaz de tomar parte de la información, de la literatura, etc., está normalmente considerado como un derecho democrático fundamental. Es necesario estar bien informado para poder participar en la vida social, en las discusiones laborales, y para tener capacidad de influir en la propia situación de uno. Leer periódicos y libros da el acceso a las ideas y pensamientos de otras personas.

En los últimos años, las Naciones Unidas, UNESCO e IFLA han prestado especial atención a la necesidad de estimular y han llegado a involucrarse en la lucha contra el analfabetismo. Las Naciones Unidas declararon 1990 el año de la alfabetización y muchas aportaciones se han realizado durante esta década.

En la 25ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO, en 1989, se adoptó un plan de acción para la erradicación del analfabetismo, resumido en el eslogan "Alfabetización para todos en el año 2000". UNESCO acogió la estrategia en esta área como la "prioridad de sus prioridades".


En el "Manifiesto de la Biblioteca Pública", por ejemplo, UNESCO incide en el derecho a saber y enfatiza la influencia de la información y de la literatura en el desarrollo humano y en el bienestar social.

Y como probablemente conocen, en 1993 UNESCO e IFLA publicaron la "Guía para promover la alfabetización en las Bibliotecas Públicas". El departamento de la IFLA de bibliotecas que sirven a las personas discapacitadas, ha estado trabajando en una "Guía para la lectura sencilla".

La IFLA está en proceso de trazar otro Programa centrado en la promoción de la alfabetización y de la lectura mediante las bibliotecas.


¿Cuál es la situación actual en el mundo respecto a la consideración de la alfabetización?


La alfabetización o, mejor dicho, la alfabetización funcional se entiende generalmente como la alfabetización suficiente para leer y escribir un corto relato de nuestra propia vida, leer noticias escuetas y breves artículos de los periódicos, etc. Se acepta como norma que son necesarios cuatro años de escolarización básica para conseguir una suficientemente buena alfabetización, para conducirse en la vida diaria.


Un informe de las Naciones Unidas sobre los progresos realizados y los problemas hallados en la pelea contra el analfabetismo habla sobre la situación actual (NU, Asamblea General Económica y Consejo Social, A/50/181, E/1995-65):

"Hoy, la situación mundial respecto al analfabetismo puede verse desde la siguiente tabla. La información está basada en estadísticas de la UNESCO y la alfabetización está tomada como la proporción de gente que ha recibido tal grado de educación que los encuestados suponen que son capaces de leer satisfactoriamente.

El cuadro establece el porcentaje de alfabetizados en el mundo, en los países desarrollados y, al menos, en los países menos desarrollados, en los años 1980, 1990, 1995 y a la espera del dato del año 2000. Se puede observar que la alfabetización ha crecido en todas las partes del mundo, especialmente en los países desarrollados. El crecimiento del número de adultos que saben leer y escribir es resultado de la expansión de matriculaciones en la escuela primaria y el impacto de los programas de alfabetización de adultos.

Sin embargo, todavía más del 20% de la población adulta mundial es analfabeta, lo que en 1995 correspondía, aproximadamente a 900 millones de personas. De cada cinco personas analfabetas, más de tres eran mujeres.

En los países menos desarrollados, la figura del analfabetismo continúa por encima del 50%. Nueve países (Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, Indonesia, México, Nigeria y Pakistán) poseen más de la mitad de la población mundial y alrededor del 70% de los adultos analfabetos del mundo.

Cada vez más, las iniciativas alfabetizadoras sirven como complemento, no como sustituto, a la escuel primaria. El creciente número de participantes en actividades de alfabetización y educación básica adulta, a menudo una considerable mayoría, ha tenido al menos una educación primaria parcial, pero han fracasado a la hora de lograr un adecuado nivel de alfabetización funcional.

Muchos niños que han tomado parte, especialmente en los países menos desarrollados, acudieron a escuelas que eran claramente inadecuadas, tanto en personal, como en equipamiento, como en instalaciones.

En 1990 había, según las NU, casi 130 millones de niños no estaban escolarizados en los países en vías de desarrollo. Pero lo que es incluso más alarmante, esta dato está proyectado para alcanzar los 145 millones en el año 2000.

Problemas lectores causados por discapacidad y otros factores:


Sin embargo, el analfabetismo funcional no se debe sólo a una insuficiente educación. No debemos olvidar a aquellas personas que tienen problemas de lectura a causa de una discapacidad o de otros factores. Esto es aplicable a la gente con dislexia, discapacidad intelectual, autismo o afasia.

Ello también es aplicable a las personas sordas desde la infancia, por ejemplo, quienes con frecuencia experimentan dificultades en la lectura y en la comprensión del texto escrito. La gente con problemas sociales y mentalmente enfermas pueden también tener, a menudo, dificultades de lectura.

Los inmigrantes con una lengua nativa diferente, no tienen problemas de lectura debido a una discapacidad, pero durante el primer año de estancia en un nuevo país, cuando están aprendiendo la nueva lengua, ellos están en desventaja linguística.

De manera que, si la gente con dificultades lectoras están también incluidas, una extensa proporción de la población puede ser considerada analfabeta funcional, incluso en las naciones más desarrolladas. Este grupo puede, posiblemente, estimarse en la mayoría de los países como al menos del 5%, probablemente el 10% y, en muchos casos, considerablemente mayor.


Unos cuantos ejemplos:

La Biblioteca Nacional de Australia organizó un seminario en 1990 llamado "El derecho a leer". En el seminario se constató que más de un millón de australianos adultos (lo que representa el 10%) tenían problemas básicos de escritura y de lectura. La definición de este hecho fue que ellos no podían:


-Leer una frase sencilla en inglés.

-Leer anuncios clasificados del periódico.

-Seguir las instrucciones para medicarse o usar un producto.

-Utilizar estructuras de simple aplicación.


La reducida alfabetización se estimó que costaba a Australia alrededor de 2,6 billones de dólares al año en pérdida de productividad. Esta estadística estaba basada en el tiempo extra que lleva comunicarse en el lugar de trabajo.

En el seminario también se constató la reducida cantidad de material de lectura que se produce para las personas con problemas de alfabetización derivados de una discapacidad intelectual o relacionada con el aprendizaje, desde una sordera adquirida antes del desarrollo del lenguaje a un daño cerebral. La gente con estas discapacidades requiere materiales adecuados a sus intereses, edad y necesidades de información, escritos con claridad, con un lenguaje simple y fácilmente entendible (Elizabeth McMillan).

El programa sueco de Educación para las escuelas de Primaria habla de que los estudiantes, tras nueves años en la escuela, deben ser capaces de leer con buena comprensión artículos de un periódico normal.

En el recientemente realizado "Estudio internacional de alfabetización adulta", Suecia participó junto con otros seis países (Estados Unidos, Canadá, Alemania, Holanda, Suiza y Polonia). Los resultados de Suecia mostraron que el 20% de la gente joven, en el intervalo de edad de los 18 a los 25 años, no cumple este requisito. Por otro lado, la mitad de las personas exhibieron una muy buena capacidad lectora y de comprensión.

Aquellos que tienen una reducida capacidad lectora, a menudo, tienen menos éxito luego en el colegio.

El desempleo es diez veces mayor entre los que tienen una baja habilidad lectora, comparado con los buenos lectores.

Nota1: utilizo el género masculino de forma genérica para facilitar la lectura, por lo que los sustantivos en forma masculina hacen referencia a personas de ambos sexos.

Nota2: las expresiones "lectura adaptada", "fácil de leer", "de lectura sencilla" hacen referencia al mismo concepto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada