sábado, 1 de marzo de 2008

Easy-to-Read materials: una reflexión sobre las necesidades lectoras de la sociedad (V)

¿Trabajar con material de lectura adaptada?

Hemos hablado sobre el trabajo con los materiales de fácil lectura pero, ¿hay algún interés entre los supuestos lectores? Obviamente, de igual modo que en otras relaciones de trabajo con personas, la información y el marketing son importantes si el mensaje está bien dispuesto y se lleva un procedimiento concreto, pueden ser usados.

Sin embargo, un par de ejemplos servirán mejor para mostrar cómo trabajar bien con materiales adaptados dirigidos a muchos colectivos.

Los periódicos de fácil comprensión "Klar Tale" y "8 SIDOR", publicados en Noruega y Suecia respectivamente, son leídos por diversos grupos tales como inmigrantes, escolares, disléxicos, discapacitados intelectuales, etc. El noruego "Klar Tale" tiene una tirada de entre 13000 y 14000 ejemplares y una audiencia considerablemente alta, en un país con aproximadamente 4,5 millones de habitantes.

En Suecia, una hoja informativa sobre la Unión Europea se publicó en formato de sencilla comprensión con anterioridad a un referéndum. Primero se imprimieron 50000 copias, luego otras 50000, y la misma cantidad fue consultada. Es claro que mucha más gente de la que se esperaba encontró útil la versión de fácil lectura.


¿Qué pueden hacer las bibliotecas
?

Las Guías para bibliotecas públicas promocionan la alfabetización cuando es necesario servir a personas analfabetas, de manera que los servicios bibliotecarios deben ofrecerse de modo que sean entendibles por los no lectores.

La biblioteca debería ofrecer obras de sencilla lectura, revistas, periódicos locales y tebeos. Además, material audio-visual como los audio-libros, los vídeos y los programas de software, que podrían ser útiles para mejorar la lectura.

La biblioteca habría de asegurar que los libros de fácil lectura estén claramente señalizados y localizados, donde sean fácilmente accesibles.

La biblioteca debería tomar la iniciativa a la hora de organizar grupos de lectura y prestar atención a los lectores con menor hábito cuando preparen material informativo, folletos y bibliografías.


¿Pueden cooperar los países en la publicación de materiales de fácil lectura?

Debiera ser posible que diversos países cooperasen en la publicación de material fácilmente comprensible, incluso si existen diferencias culturales, que han de ser tenidas en consideración. Una estupenda combinación de material, tanto texto como ilustraciones, podría usarse en diferentes países, teniendo únicamente que ser traducidos. Éste debería ser un modelo a aplicar en muchas obras clásicas de la literatura, tales como "El Conde de Montecristo".

Información social acerca de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales; por ejemplo publicaciones como la Biblia; libros de estudio empírico que incluyen consejo médico; manuales sobre medio ambiente u otros manuales, y libros de aficiones, caso de los libros de cocina, y muchos más, deberían ser bien elaborados mediante la cooperación entre bastantes países, tan pronto como se comprenda cómo pueden utilizarse las obras adaptadas, y tan lejos como lleve la determinación para hacer algo contra el analfabetismo.

No supone un coste mucho mayor realizar literatura e información que sea fácilmente comprensible y, probablemente, se beneficiarían muchísimas personas.


Nota1:
utilizo el género masculino de forma genérica para facilitar la lectura, por lo que los sustantivos en forma masculina hacen referencia a personas de ambos sexos.

Nota2: las expresiones "lectura adaptada", "fácil de leer", "de lectura sencilla" hacen referencia al mismo concepto.

Nota3: texto del documento original de Bror Ingemar Tronbacke.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada