martes, 27 de noviembre de 2007

El tesauro: un acercamiento al concepto

Etimológicamente, tesauro proviene de la palabra latina “thesaurus” (que tiene su origen en el griego) que significa “tesoro”.

El primer antecedente del tesauro fue la obra de P.M. Roget “Thesaurus of English Words and Phrases” (1852) que, a pesar de ser un tesauro lingüístico, se aproxima a lo que posteriormente será el concepto de tesauro en el ámbito de la documentación.

Se entiende por tesauro un lenguaje postcoordinado de estructura combinatoria, vocabulario controlado y especializado por naturaleza. Curiosamente, en un principio no estuvo unido a la idea de postcoordinación y su precursor fueron los encabezamientos de materia (posiblemente de ahí provengan las numerosas confusiones entre la precoordinación y la postcoordinación en los lenguajes documentales). A mediados del siglo XX fue cuando realmente se desarrolló, coincidiendo con la teoría de la coordinación de conceptos y el sistema de unitérminos creado por Mortimer Taube en 1952. El tesauro se consolida definitivamente con el desarrollo tecnológico y, concretamente, de la informática.

El tesauro es ideal para la recuperación de información en campos temáticos muy concretos. De ahí que sea el lenguaje documental elegido para los centros y servicios documentales de instituciones y organizaciones.

Mientras que los lenguajes precoordinados (como la Lista de Encabezamientos del Ministerio de Cultura y las tablas clasificatorias del Sistema Decimal Universal) se caracterizan por una enorme rigurosidad que les permite una excelente definición descriptiva, muy apta para el almacenamiento documental; en cambio, carecen de la flexibilidad estructural de los lenguajes postcoordinados que les posibilita ofrecer una gran capacidad de recuperación de la información. Ello se debe a que su vocabulario controlado está estructurado de modo que posibilita tanto las relaciones jerárquicas, equivalentes (sinonimia), y relacionales (asociación). Además suelen ofrecer un Índice permutado que facilita la localización de los conceptos.


Para terminar, la norma ISO 2788/TC 46 “Principes directeurs pour l´établissement et le devellopement de thesaurus monolingues” define el tesauro:

  • Según su función, como un instrumento de control terminológico utilizado para trasponer a
    un lenguaje más estricto el idioma natural empleado en los documentos y por los indizadores
    .

  • Según su estructura, como un vocabulario controlado y dinámico de términos que tienen entre ellos relaciones semánticas y genéricas y que se aplica a un dominio particular del conocimiento.

Un saludo cordial.

Bibliografía utilizada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada