jueves, 22 de noviembre de 2007

El nuevo catálogo de la BNE

El 12 de noviembre la Biblioteca Nacional presentó su nuevo OPACWeb, que sustituye a ARIADNA. El sistema elegido pertenece a la empresa SIRSI y está implementado en varias bibliotecas de universidades españoles.

Lo he consultado varias veces en estos días anteriores. Y, como sucede con cualquier cambio, al principio uno no se acaba de aclarar con la nueva disposición de los controles. Como primera impresión, el interface me ha parecido un poco complicado, con un exceso de botones en torno a los registros consultados y con las letras algo pequeñas, sin que haya observado que haya ningún sistema para agrandarlas y así facilitar la lectura, especialmente a las personas discapacitadas visuales. Este aspecto me parece muy importante y no sé si ha sido implementado en algún OPACWeb de alguna latitud mundial. Es extraño pero todavía no he visto ningún catálogo con ello. Si alguien pudiese aclararme este punto, sería estupendo. De todos modos, la “complicación” del interface irá desapareciendo según vayamos consultando el catálogo.

En cambio, me parece muy acertada la simplificación en la presentación de los registros, tanto en el formato normal de usuario, como en el formato MARC (menos complejo incluso que el que ofrece el catálogo de la British Library, por ejemplo). Creo que está muy en la línea del modelo anglosajón y de la sencillez que propone el modelo FRBR (Functional Requirements Bibliographical Records). Considero que es una buena decisión que agradecerán mucho los usuarios, a los que interesan realmente sólo los datos estrictamente bibliográficos, y no les importan los datos técnicos.

Por último, desde el propio catálogo hay vínculo a otros recursos relevantes que, anteriormente, no estaban visibles en el interface del catálogo. Aunque siguen sin estar integrados en el mismo. Es el caso de los apartados de “Colecciones especiales” y “Colecciones digitales”, y otros también muy importantes como “Servicios en línea” (clave para los usuarios), “Autoridades”, “Bibliografía española” y “Otros recursos”. Así mismo existe enlace con Google Books que, en mi opinión, no sé muy bien lo que aporta. Sí es verdad que se pueden visualizar fragmentos de algunos libros. Y eso sólo en algunos casos. Imagino que, aparte, el otro beneficio público que supone este proyecto de Google será la conservación digital de los fondos. Pero, realmente, ahí queda todo.

En conclusión, creo que los cambios en el OPACWeb de la BNE han sido para bien, que es lo que realmente importa, aunque considero que hay aspectos mejorables, como todo en la vida.


Un saludo cordial.

Nota: la imagen ha sido extraída de: http://www.fotomadrid.com/fotos/fc_1073.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada