jueves, 15 de noviembre de 2007

"Cándido o el optimismo" de Voltaire

Realizar el comentario de un libro suele ser una tarea ardua, no es sencillo lograr expresar aquello que se ha sentido al leer una obra literaria. En este caso, al tratarse de una obra filosófica (aunque con “envoltorio” de aventura), la labor se me antoja más complicada. Aunque no me dejaré amilanar por ello e intentaré exponer mis impresiones lo mejor que me sea posible.

Voltaire (1694-1778), cuyo nombre real era François-Marie Arouet, fue una de las personas que marcaron la Ilustración, figura clave para entender la cultura del siglo XVIII. Hombre de Letras y filósofo, diría que todavía más aún si cabe destacó por su condición de exiliado en diferentes fases de su vida. Fue un hombre de firmes convicciones, lo que le costó no pocos odios y enemistades, pero nada ni nadie logró impedirle expresar sus ideas.

Su obra “Cándido o el optimismo” fue escrita en su etapa ya madura, de modo que recoge casi toda su experiencia vital y los razonamientos elaborados a los que había llegado con el desgaste del tiempo. Es un libro pequeño en tamaño (apenas 100 páginas), pero inmenso por la hondura con que trata diversos temas claves en el devenir humano.

Antes de comenzar propiamente el comentario, es necesario decir que la historia se desenvuelve alrededor de 1755, año en que acaeció el tremendo terremoto de Lisboa (Nota2) que supuso la muerte de decenas de miles de personas. Fue un hecho que originó multitud de reflexiones entre la intelectualidad europea de la época y uno de los motivos principales de la obra.


Voltaire hace uso de un estilo literario ágil en la acción, a la vez que sencillo y claro. A través de una cruda ironía, de un humor negro devastador, Voltaire expresa la idea principal que creo quiere transmitir: este mundo es un medio hostil (muy alejado del paraíso), repleto de desgracias y tragos amargos. De ahí que mantener un contumaz optimismo ante la fatalidad sea completamente absurdo. Y la felicidad se muestra tan efímera como la supuesta inexpugnabilidad del castillo del señor barón de Thunder-ten-tronck, arrasado sin piedad por los búlgaros.


Para desarrollar este argumento clave, el escritor francés hace uso de tres personajes que considero principales (aunque estamos ante un relato coral):

-El preceptor y filósofo Pangloss. Alrededor de él y de sus principios educativos (a la vez que vitales) gira toda la historia. Representa realmente el pensamiento del filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1710) y su fe en la teodicea. Pangloss cree que: “Las cosas no pueden suceder de otro modo, porque estando todo hecho para un fin, todo lleva necesariamente hacia el fin mejor”. Es decir, el mundo en que vivimos es el mejor de todos los mundos posibles; todo lo que ocurre ha de ocurrir, así es un mundo totalmente equilibrado, de armonía universal. De ahí que todo sea “perfecto”. Esta perfección parece más bien ajustarse al significado que se le suele dar normalmente (referido a la bondad de los hechos), que al significado etimológico (lo terminado, lo acabado, sin más juicios de ningún tipo).

En base a su creencia en la Teodicea (el mundo es perfecto puesto que Dios es perfecto), Pangloss (Leibniz) afirma que todo sucede por algún motivo. En caso contrario, Dios no hubiera creado los fenómenos destructores ni permitiría que acaecieran las “aparentes” desgracias (de las que, por cierto, está repleto el libro). Considero que esta controvertida lógica podría conectarse sin problema alguno con la frase cristiana “los designios de Dios son inexcrutables”, si bien llevado hasta sus últimas consecuencias.


-
La vieja (antigua baronesa) que hace que Cándido y su amada Cunegunda se encuentren en Lisboa. En su infancia y juventud nadó en la abundancia y disfrutó de los placeres de la vida. Pero su suerte se trunca siendo joven y pasa penurias miles. Su relato es realmente descorazonador. Acaba convirtiéndose en una persona muy pragmática. A su vejez llega a la conclusión de que lo normal es la desgracia, por lo que no hay que quejarse de ser desgraciado. Diría que esto va más allá del estoicismo, alcanzando plenamente el fatalismo.


-
Cándido, el protagonista, puede ser interpretado como un personaje intermedio entre los dos anteriores. En su infancia, había sido educado por Pangloss. En un principio, sigue creyendo en la perfección del mundo a pesar de la crudeza de la realidad (pareciera que quisiera pasar las pruebas de Job). Sin embargo, progresivamente, se va debatiendo, cada vez con más vehemencia, entre el idealismo que le dicta su mente y la despiadada realidad que le golpea de continuo y que, prácticamente, le deja sin aliento y sin esperanzas. Para su desgracia, termina descubriendo que el mundo tiene muy poco de bondad y el futuro muy poco de predecible. Finalmente, se impone el instinto de supervivencia que tan desarrollado tenía la vieja.

Y Cándido acaba encontrando la tranquilidad de espíritu (no la felicidad) en la austeridad, en la sencillez, en el trabajo. Todo lo demás (entre ello, “filosofar”) es ocioso, tiempo que se pierde en reflexionar en las causas y en las consecuencias (precisamente lo que hace Pangloss) cuando lo que verdaderamente importa es vivir, disfrutar de los placeres sencillos y aceptar sin más las desgracias venideras, sin pararse a considerar si son justas o no (es irrelevante que la providencia divina esté detrás de ellas o no). La vida es una lucha que no tiene fin hasta la muerte y sólo tenemos una vida para vivir, así que... ¡a vivir! Éste parece ser el último consejo que nos ofrece Voltaire en su novela.


En la narración, además, nos encontramos con otros muchos curiosos personajes como:

-El desafortunado Martin, de creencia maniquea, al que Cándido salva de los predicadores de Surinam, que lo perseguían por pensar que era un hereje sociniano. Martin sostiene que no duda que el bien existe, mas el no lo conoce.
Ya en Italia, Cándido se obstina en demostrar las ideas de Pangloss diversas ocasiones. Sin embargo, una vez tras otra, Martin le hace caer en la cuenta de cómo es la realidad.

-Cándido, en su empeño por demostrar a Martin que, al menos, existen algunas personas felices (empresa en la que también fracasará), encuentra al senador Prococurante. De él se decía que realmente era una persona dichosa. Es una persona de ideas ya cristalizadas por el paso del tiempo (al igual que Martin) pero, en su caso, su infelicidad proviene de haberlo tenido todo y no haber encontrado la felicidad. Al menos, este personaje sí atisba algo de satisfacción en la libertad, en poder decir lo que piensa sin tener en cuenta lo que piensan los demás.


Así mismo, expone otros asuntos de mucho calado:

-Desde su creencia en un Ser supremo o Demiurgo (apartado del Dios cristiano) y su anticlericalismo, realiza una demoledora crítica de la religión (especialmente de la católica) y de la autoridad eclesiástica, especialmente a través del suceso de la Inquisición en Lisboa. Voltaire se postula claramente en favor de una convivencia pacífica y respetuosa entre las personas de diferentes religiones.

Aunque los hombres tratan de mostrar un artificial espíritu devoto, obligados por un ambiente de intolerancia, asfixiantemente católico, en el que prima la fe por encima de la razón; sin embargo, la religión (o mejor dicho, la Iglesia) es una infraestructura mastodóntica y anquilosada, que acaba no pudiendo evitar que las personas se dejen seducir y arrastrar por la búsqueda de los placeres de la vida.

-Se plasma con enorme naturalidad y crudeza el horror de la guerra. Sin duda, esa naturalidad se debe a que la violencia era un fenómeno con el que se convivía de cerca también en el siglo XVIII. A esa violencia se unía la arbitrariedad de las autoridades civiles y eclesiásticas de la época.

-El Dorado quizá podría ser el mundo perfecto de Pangloss. Pero es el instrumento utilizado por Voltaire para criticar el colonialismo y para convencer de todo el mal y sinrazón que supone la jerarquía (tanto civil como eclesiástica) y el dogmatismo.

-Como seguidor del pensamiento del filósofo inglés John Locke y del liberalismo, Voltaire defiende la igualdad entre los hombres (aunque sólo ante la Ley y el Estado). Y lo hace a través de Martin. Éste no se deja impresionar por el rango de los hombres y en la cena con los seis extranjeros (que resultan ser miembros de la realeza de distintos lugares del mundo) es rotundo y pragmático: “¿Qué importancia tiene saber con quien se cena, si lo que realmente importa es que la cena sea buena?”. De este modo, muestra muy poca estima por la monarquía.


El filósofo francés expone
el optimismo como: empeño en mantener que todo es magnífico cuando todo es pésimo. Y la narración con que lo muestra deja totalmente en ridículo todo optimismo exagerado. Cándido de Voltaire representa una auténtica epopeya del desencanto y de la fatalidad, una sátira despiada del falso optimismo.


Como término a este comentario, quisiera recomendar la película “Los optimistas” (2006) del director serbio Goran Paskaljevic. Este film está basado en la novela aquí comentada de Voltaire, que es utilizada para criticar la falsa apariencia democrática y de bienestar en que hasta hace poco tiempo vivía (no sé cuál es la situación actual) la sociedad serbia. Esta película fue galardonada el año pasado con la Espiga de Oro en 51ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI).

En fin, sólo me queda desear que disfruten de esta excelente y reflexiva novela. Estoy seguro de que no les defraudará. Feliz lectura.

Un saludo cordial.


Nota1: utilizo el género masculino de forma genérica para facilitar la lectura, por lo que los sustantivos en forma masculina hacen referencia a personas de ambos sexos.

Nota2: parece que Voltaire tuvo una pequeña confusión, ya que pone en boca de Pangloss que el año anterior (al terremoto de Lisboa de 1755) había tenido lugar otro en la ciudad de Lima (Perú). En 1754 creo que no hubo ningún terremoto en la ciudad latinoamericana. Puede que se confundiese con otro que sí sucedió en 1746, con un trágico resultado de 5000 muertos y la destrucción casi completa de la urbe. Además, le siguió un maremoto (consecuencia del seísmo) que destruyó el vecino puerto de El Callao.

Nota3: Para quien desee leer “Cándido” de Voltaire, lo tiene sencillo a través de dos excelentes versiones digitales en las siguientes direcciones:

-http://usuarios.lycos.es/naufrago/res/Candido_Voltaire---C00000-0041.pdf
-http://usuarios.lycos.es/naufrago/res/Candido.pdf

Nota4: el pie de foto tiene la siguiente leyenda: "Grabado británico de 1756: el rey portugués frente a una Lisboa en ruinas y un sacerdote mostrando un auto de fe en el que se pide quemar herejes". La imagen ha sido extraída de la dirección: http://lacomunidad.elpais.com/blogfiles/lml/lisboa2.jpg

31 comentarios:

  1. Comentario y crítica geniales. No dejaré pasar mucho tiempo hasta leer este gran clásico.
    Me ha encantado tu blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, buenas noches, muchas gracias por tus elogios. Recibir buenas palabras siempre se agradece. Y también me alegra que mi artículo haya podido animarte a leer el libro comentado. Espero que disfrutes mucho con la lectura de "Cándido".

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  3. hola
    la verdad que me fué muy util tu artículo para una prueba de literatura.


    saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola Nahyan,

    siento no haber podido responder antes. Me alegra que mi artículo te haya sido de utilidad. Ojalá que alguna entrada más de las que escriba te pueda servir también en tus estudios.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  5. Hola !
    al igual que Nahyan
    tu analisis me strvió para
    estudiar literatura...
    además me mostró elementos que bi había visto ...
    :D
    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias , con esto seré la reina de
    las propuestas de lecturas!
    Excelente sitio!
    Buenas noches.

    www.feminografias.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Hola Glo, Hola Anónimo,

    siento no haber podido contestaros antes.

    Glo, me alegro mucho de que mi artículo te haya sido de utilidad. Es bastante más de lo que aspiraba cuando lo escribí. Muchas gracias.

    Anónimo, también me alegra mucho que te haya gustado mi blog. Prometo visitar tu espacio. Muchas gracias.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno tu artículo, y lo poco que he visto de tu blog. Precisamente ahora estoy leyendo este libro, y me encanta. Tuve que sacarlo ayer de la biblioteca porque me pedía a gritos que lo leyera.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Hola Celiushka,

    como me ocurre en otras ocasiones, siento no haber podido responder antes. La verdad es que sólo puedo decirte "muchas gracias". Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo y lo que has visto del blog. Para mí no hay mayor recompensa que saber que hay gente que lee mis artículos. Y si además os gustan, la alegría es mayor todavía.

    Muchas gracias por visitar mi blog.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por tu comentario, me sirvió muchisimo para hacer un trabajo para clase.

    GRACIAS!

    ResponderEliminar
  11. pa la verdad muchismas gracais, esta muyy buenoe ste analisis, m,e sirvio muco para un parcial de literatura! :)
    qe genial!
    felicitaciones
    un beeso

    SOFY

    ResponderEliminar
  12. Yo tengo este librito y otros cuentos similares de Voltaire (Micromegas, Mennon o La sabiduria Perfecta, El Ingenuo, etc)

    Me llama la atencion el uso de la disyuntiva en los titulos, es decir desde el titulo mismo Voltaire muestra la intencion de ironizar.

    Considero esta una gran obra, y a pesar de ser profunda y Docta a la vez es agradable de leer, incluso si uno no conoce a Leibnitz.

    Yo releo Candido de vez en cuando y siempre descubro algo nuevo y mucha entrtension. Voltaire era realmente ACIDO, muy ironico y muy buen narrador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque la captación del tono ironico en la obra es clave para apreciar la intención del autor en el capitulo 1????

      Eliminar
  13. Hola, pues nadamas te agradezco tan buen análisis, ya que me dejaron investigar sobre este clásico y pues me ayudó mucho tu trabajo, esta exelente de verdad! felicidades

    ResponderEliminar
  14. con todo lo que estais diciendo voy a leerlo, alguien podría ayudarme .. en un libro de R Bolaño 2666, habla de Compendio abreviado de la vida de Voltaire, no encuentro información
    gracias, un saludo

    ResponderEliminar
  15. Saludos: Dos líneas para agradecerte el comentario. Lo descubrí por azar y espero encontrar mas en el futuro. Suerte que dediques tiempo a esto porque -parafraseando el propio Voltaire- hay que cultivar el jardín.
    Te saluda un uruguayo que vive en México.

    ResponderEliminar
  16. hola! muy lindo análisis, justo estaba buscando uno ;)
    muchas gracias ;)
    escribes muy bonito

    ResponderEliminar
  17. Confieso que terminé de leerlo el día de hoy a las 4 de la mañana aproximadamente, no sin antes haberme ocasionado una emoción especial el final, cuya enseñanza se torna en una dura crítica contra la Filosofía, producto del ocio. Grosso modo, sólo funciona aquella que funge para satisfacer la necesidad del Hombre, y los comentarios finales sobre la vida del campo, la granja y cosechar lo que se siembra me recuerda claramente a aquellas críticas de Weber sobre que el Hombre del campo vive realizado, sencillo y muere feliz.

    ResponderEliminar
  18. Ha sido un placer leer esta crítica.

    ResponderEliminar
  19. Este sitio me ayudo mucho para hacer un Elogio sobre el pesimismo.....muchas gracias

    ResponderEliminar
  20. me sirvio demaciado tu articulo gracias

    ResponderEliminar
  21. Hola, me parece que seria bueno que pusieras mas sobre la filosofia de LEIBNIZ, comentario muy bueno

    ResponderEliminar
  22. Buenas tardes, gracias por todo lo expuesto, me ayuda a abrir mas mi cabeza y replantearme cosas, Voltaire un genio.

    ResponderEliminar
  23. saludos
    termine de leer candido y busque un analis y encontré el tuyo y me parecio bueno . aunque para mi la idea de el dorado es una forma de expresar la idea utópica de la felicidad casi total que la mayoría de las personas queremos alcanzar pero como les sucede a los personajes algunos la encuentran pero es efímera y para otros es imposible llegar.
    también creo que al comienzo del relato cuando candido vivía en westfalia es una similitud que Voltaire hace con la infancia del hombre cuando todo se ve hemoso y lleno de dicha .
    después candido es hechado del castillo como cuando nosotros salimos por primera vez de casa con grandes expectativas y nos desilusionamos con la realidad , parece que candido trata de encontrar otro westfalia . pero no lo logra y al final se da cuenta de que el es el quien lo debe hacer por si mismo por medio de el trabajo y no andarlo buscando por todo el mundo y en otras personas . tal y como sucede en la vida real cuando encuentras un trabajo que como dice el relato no te da la felicidad pero si paz interior o como lo llamamos ahora estabilidad

    EQM

    ResponderEliminar
  24. muy bueno, el libro. Buen ensayo gorgio

    ResponderEliminar
  25. Porque la captación del tono ironico en la obra es clave para apreciar la intención del autor en el capitulo 1????

    ResponderEliminar