martes, 4 de mayo de 2010

Las bibliotecas universitarias y especializadas necesitan renovarse

El post de hoy lo dedico a un informe reciente de la OCLC (Online Computer Library Center) que sugiere que las bibliotecas universitarias y especializadas ya están amenazadas por importantes factores de riesgo, de modo que no deben esperar a atajarlos. El estudio realmente no marca estrategias para solventar los problemas, pero sí bosqueja el sendero a seguir, señalando las deficiencias actuales.

El trabajo realizado por la División de Investigación de la OCLC tiene como base las entrevistas realizadas a 15 directores de bibliotecas asociadas a la American of Research Libraries (ARL). Se ha pretendido identificar, caracterizar y clasificar los riesgos.

El estudio se ha realizado valorando los diversos aspectos de las bibliotecas científicas.

1.El apartado “Value proposition” lo traduzco como la “Visibilidad de la biblioteca”. Sería la capacidad de la biblioteca de transmitir su importancia a los usuarios, a través de una invisible correa de transmisión. Ésta parece que no está bien engrasada, debido a dos circunstancias:

-La disponibilidad mediante Internet de los recursos de la biblioteca, así como de otros muchos ajenos a ella, reduce la visibilidad y la sensación de necesidad de la biblioteca.

-Por otro lado, parece que las bibliotecas científicas siguen comunicándose ineficientemente con sus usuarios.

2.Los Recursos Humanos son un apartado de alto riesgo por las siguientes razones:

-Es complicado reclutar los trabajadores adecuados debido al actual entorno competitivo y a la escasez de candidatos cualificados.
-Los recursos humanos no están asignados apropiadamente para proporcionar la formación y el desarrollo.
-Los trabajadores actuales no poseen las capacidades para adelantarse a las necesidades futuras.
-Por último, la naturaleza conservadora de las bibliotecas dificulta la adaptación oportuna a las nuevas circunstancias.

3.Los bienes no perecederos.


-El cambio del valor de las colecciones bibliotecarias no se considera un factor importante.


-Curiosamente, tampoco se considera factor de alto riesgo ni los edificios, ni el mantenimiento de las colecciones, ni los presupuestos limitados, ni las variaciones constantes en el tipo de cambio de la moneda, ni la falta de inversiones para atajar el deterioro del espacio físico. A estas cuestiones sólo se les otorga una consideración de riesgo medio.

4.La herencia tecnológica sí recibe una consideración de alto riesgo, desglosándose en las siguientes cuestiones:

-Las bibliotecas no se adaptan a la suficiente velocidad al rápido cambio tecnológico y a las necesidades de los usuarios.
-Crecimiento de las deficiencias y de los gastos, a consecuencia de la falta de funcionalidad de los sistemas legados y del soporte informático.
-Las evaluaciones sobre las sostenibilidad de los sistemas por parte de la propia institución o por terceras partes no ha sido suficientemente analizada.

5.La propiedad intelectual. Es interesante que a este apartado no se le da la consideración de alto riesgo. Se desglosa en las siguientes cuestiones:

-Pérdida de algunos activos tradicionales con los proveedores comerciales.

-Se le da mayor importancia a que los contenidos hayan pasado a estar controlados por agentes comerciales y proveedores de servicios on line. Es el caso de las asociaciones público-privadas con agentes externos como Google. Pero no es considerado como un factor de alto riesgo.

Estrategias de mitigación:

Para solucionar o, al menos, reducir la importancia de todos estos problemas se proponen las siguientes estrategias:

-Fomentar la infraestructura compartida.
-Aumentar la externalización.
-Incrementar la consolidación de los servicios regionales, para poder mitigar los problemas de la evolución tecnológica, de las necesidades de los usuarios.
-Reestructuración de las cargas de trabajo.

Otras estrategias aplicables:

-Para hacer frente a recursos de información como Google, se sugiere implementar activos y servicios de la biblioteca en la red, conforme a las actuales prácticas de investigación en la red. Por ejemplo, las bibliotecas de investigación podrían incorporar herramientas de trabajo en red que podrían renovar su visión y confianza en los servicios bibliotecarios.


-Para poder encontrar candidatos más cualificados y cambiar la naturaleza conservadora de las bibliotecas universitarias y especializadas, podría ayudar la reestructuración de los flujos de trabajo tradicionales haciendo énfasis en los servicios de apoyo a la investigación.

Finalmente, los autores del informe señalaron que al principio del mismo (hace 18 meses) se encontraron con un ambiente de reticencia y escepticismo.
Posteriormente, se constató una aceptación general de que los desafíos son reales, y que han de enfrentarse con el esfuerzo colectivo y con una nueva visión de los servicios.



Nota1
: el post es un resumen-comentario de un artículo publicado en Library Journal, escrito por Norman Older (con fecha de 15 de abril).

Nota2: enlace al informe original de la OCLC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada