martes, 14 de septiembre de 2010

¿Gratis es más público? (I)

Hace unos días leí un artículo de opinión de Tomás Baiget referido a los servicios de información de las bibliotecas y la opinión muy mayoritaria de los bibliotecarios de que los servicios bibliotecarios en general han de ser gratuitos. Y Tomás Baiget argumentaba que este posicionamiento hacía que las bibliotecas públicas (en todas sus tipologías) actuasen a modo de monopolio que asfixiaba cualquier iniciativa empresarial privada que tratase de realizar servicios de documentación a otras empresas.

Sin duda me pareció una reflexión interesante sobre la gratuidad o no gratuidad de los servicios ofrecidos por las bibliotecas públicas. En España, se ha elegido claramente la gratuidad. Pero sabemos que otros países, especialmente los anglosajones, han preferido repercutir sobre los usuarios parte de los gastos de los servicios.

Todo esto me lleva a preguntarme: ¿el carácter gratuito es inherente a lo público?

Con poco que lo pienso, llego a la conclusión de que no. Por ejemplo, todos estaremos de acuerdo en que los servicios de transporte municipales son un servicio público. Pero a nadie se nos ocurre entrar en un autobús municipal sin pagar previamente el billete.

¿Si esto es así con el transporte municipal, por qué no puede ser parecido con las bibliotecas?
Sí, ya lo sé, los usuarios ya pagan con sus impuestos las bibliotecas, y la cultura y la información son un derecho social. ¿Pero acaso es menos derecho y menos social la recogida y tratamiento de basuras, o el servicio de aguas municipal? Los ciudadanos los pagan con sus impuestos y, aparte ,también con tasas periódicas adicionales.

Todavía no quiero decir si estoy o no a favor de que se cobren tasas por los servicios bibliotecarios, no quiero dar pistas. Pero sólo quería hacer una última cuestión, ¿creéis que valoramos suficientemente lo público (en general)  o que, por el contrario, lo tenemos en muy poca estima?

Espero que os interese el tema y que participéis con vuestros comentarios. Hasta el siguiente post. Saludos.

6 comentarios:

  1. La tendencia o tentación de asociar los servicios públicos a una "competencia desleal" o algo parecido no es una novedad. Y a pesar de todo nunca me deja de sorprender que se siga usando. En mi sector -la sanidad- casi siempre la iniciativa privada, cuando coexiste con la pública, acaba teniendo menos rendimiento (con estadísticas en la mano) y además se hace perversamente parasitaria, pero ese es otro tema.

    El co-pago se da en casi todos los servicios municipales, p.e. el transporte. En mi ciudad parece que lo que pagamos del billete es el 40% de su valor total. Desde mi punto de vista las bibliotecas tendrían que recurrir al co-pago para ofrecer aún mejores servicios y más recursos, y para ser la avanzadilla en la información y no una rémora o un depósito.

    Interesante propuesta, la de este post.

    ResponderEliminar
  2. Existe además un elemento extra.
    Un servicio de recogida de basuras es un elemento necesario para el funcionamiento de una sociedad. Seria más dificil de justificar el uso de una biblioteca por tasa por habitante. Aunque a mi me gustan y voy con cierta asiduidad existe una gran masa de población que no requiere de este servicio en absoluto y que puede prescindir de él. Si encima le metemos un coste de acceso se reducirá mucho su uso. Precisamente el atrativo de las bibliotecas es su gratuidad y para mi es un elemento fundamental de cohesión social pero no todo el mundo opina lo mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mon, Hola Auoiue,

    Muchas gracias por vuestros comentarios. Más aún porque están muy razonadas y porque aportan dos posicionamientos diferentes.

    Por un lado, el copago como medio para aportar unos mejores servicios y recursos. Por otro, la gratuidad para fomentar o, al menos, no desincentivar el uso de las bibliotecas públicas.

    Espero que más gente os animéis a compartir vuestras opiniones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Suricato!
    Personalmente soy de la opinión de que obviamente, no se debería pagar una tasa por ciudadano u hogar, pero si por los prestamos.
    Las personas que van a sacar un libro es porque o bien lo necesitan para sus estudios o simplemente por que lo quieren leer, si a esas personas le cobras un “alquiler” simbólico, probablemente sacaríamos 2 beneficios. Por un lado la persona que alquila, tendría mas cuidado con los libros, porque le puede costar el dinero y por otra parte las bibliotecas sacarían un beneficio extra con el que mejorar los servicios que ofrecen y ampliarlos y no “quedarse en el tener libros”.

    Esto es como cuando vas a alquilar una película o un juego, cosa que hemos hecho todos. Tener en carnet o numero de socio es gratis, pero cada vez que alquilas una peli te cobran y nadie se queja

    Saludos y sigue asi

    ResponderEliminar
  5. Hola Neni,

    Muchas gracias por tus ánimos y por tu comentario.

    En mi opinión, la equiparación de las bibliotecas públicas a los videoclubs de alquiler de películas no es del todo acertada, ya que unas tienen carácter público, mientras los otros son privados, son negocios cuyo objetivo principal es sacar un beneficio económico.

    En lo que sí estoy de acuerdo es en el carácter simbólico de la tasa de préstamo.

    Seguimos en la brecha. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. I'm Glad i ran across this website.Added elciudadano-bibliotecario.blogspot.com to my bookmark!

    ResponderEliminar